Este hermoso pastel de cumpleaños fue una sorpresa para un verdadero fanático del Barcelona.

Esa clase de personas que no se pierde ningún juego y que está al tanto del acontecer general de su equipo tuvo una sorpresa inolvidable cuando llegó el momento de “apagar las velitas”. Su familia le había puesto a la vista un pastel como cualquier otro y llegado el momento le pidieron que cerrara los ojos y pidiera un deseo.

Cuando terminaron de cantarle le pidieron que abriera los ojos y se encontró con un pastel que jamás había imaginado.

Fue un momento realmente gratificante ver su cara de sorpresa y satisfacción pero mas aun ver que no sobro casi nada de pastel…